miércoles, 8 de julio de 2009

MIGRANDO, LOS HUMANOS.

El otro día, escribí una entrada sobre los patos pipichines, y use el título de "migrando" por aquello de los viajes de las aves, ellas llegan aqui por estos tiempos, y luego se van. Pero ahora quisiera escribirles de la migración humana. Vivo en el centro de la república Mexicana, y, si a las personas sud americanas se les antoja venir a los Estados Unidos de Nortamérica , con tanta distancia, enorme distancia, a buscar un nuevo modo de vida, pues que diré de los pobladores de aquí, que aparentemente estamos tan cerca, practicamente vacían los pueblos de tantos que se van "pal norte".
Muchísimas son las familias que se han desintegrado porque el marido se va de bracero, (término con el que se les denominaba en tiempos pasados)de cualquier edad, los hombres se van a buscar trabajo al norte, con la antigüa creencia de que allá se juntan los dólares con rastrillo, y dejan aquí su mujer y sus hijos solos, en ocasiones, hasta tienen tierras de sembradío, y las dejan tiradas, improductivas. Se van a desempeñar labores que aquí consideran indignas, bajas y denigrantes, pero allá pagadas por hora, y en dólares, les parecen uff, muy bien pagadas y yo creo, decorosas.
Las mujeres también emigran, algunas, llamadas por sus maridos, otras, se van a buscarlo porque no vuelve,otras van solas, en busca de hacerse ricas pronto, y si, viajan las solteras, con mil peligros y algunas dejan su vida en el viaje, pero otras, con hijos, los dejan aqui en manos de los abuelos o de la abuela, y se van.
Es frecuente el caso de la mujer que soltera se embaraza, y después de tener su primer hijo, pretende irse a esconder, alejarse, llendose al norte. Muchas no vuelven en años, cuando su retoño cumple los diez y ocho, quizá; a veces se casan, tienen allá mas hijos, y en ese mismo plazo de tiempo vuelven. Parecería el motivo por el que vuelven algunas madres, que calculan que el hijo ya tiene suficiente edad para ser un apoyo, tanto en la casa como con una nueva entrada de dinero.
Mientras había que cuidarlo, preferían que eso lo hiciera la abuela.
Y si, su oficio es el de cuida niños, aunque el suyo lo haya abandonado; el de educadora de niños, enseñándoles español, cuando al suyo no lo enseñó jamás a hablar.
Y los hijos se quedan solos, viendo a su madre o su padre, alguna navidad, alguna vacación, pero jamás ya junto a ellos, quizá hasta que se van a reunirse en E.U. porque ya tienen un trabajo de peon de albañil por allá, o de cuidadora de niños.
Me parecen muy tristes las historias de los emigrantes,algunos pagan tanto dinero por ser llevados allá, que pienso que si yo tuviera todo ese dinero que pagan, mejor me quedaba aqui a trabajarlo y hacerlo producir, poner un pequeño negocio que daría lo suficiente para vivir, y la base para crecer. ¿ Por que no lo piensan así? en lugar de arriesgar tanto dinero y la vida, queriendo ir a un lugar donde no los quieren y no tienen nada seguro, quedarse aqui a hacer producír ese dinero. Pero bueno, cada uno hace su vida como quiere.
Dejar todo tirado, abandonado, por persequir un sueño con la tierra de la abundancia que luego resulta del maltrato, el desprecio y la muerte. Yo no lo pensaría dos veces, digo.

1 comentario:

Rufo J. Lennon dijo...

Es muy triste la forma en que personas pierden lo qiue aman y hasta su propia vida mientras persiguen el "sueño americano" que termina siendo algo completamente diferente a lo que creian que era.
Opino lo mismo, las personas deberian quedarse aqui o en el paius que viven e invertir todo ese dinero en algo que les pueda ayudar estando aqui.