domingo, 27 de febrero de 2011

AQUI NO PASÓ NADA.- Del noticiero positivo de REiki.

HOLA, corazónes, quiero contarles algo, el día de ayer, sabado ( hoy son casi las dos de la mañana del domingo) fuí al puerto de Mazatlán Sin. México. Volviamos en una camioneta tres compañeros y yo, ya de noche. Yo venía en el asiento del medio de la camioneta, atrás otro compañero y yo volteada, platicaba con el de la Unidad, la Unión, el Uno y la no dualidad.En el viaje de ida, habíamos estado platicando de Dios, su Presencia, su Ascención.

Yendo por carretera, el compañero chofer o conductor, frenó de pronto ante la luz roja del semáforo que no esperaba, algo bruscamente. Metros atrás, vi a toda marcha venir hacia nosotros un trailer,un camión muy grande de carga. El camión jamás paró su marcha, como si condujera un auto deportivo, torció al carril izquierdo que estaba vacío a pesar de que veníamos de tener bastante tráfico un poco atrás y pasó como bólido a nuestro lado.No pude decir nada, solo vi, la "ligereza"con que el mastodonte nos esquivó y cruzó la calle en rojo sin detenerse y perderse, alejarse de nosotros, creo que me encogí, esperando el golpe con la cola de la caja del trailer, pero no pasó.

Ese camión, llevaba sus ángeles al volante. Con nosotros, tiene que haber estado Ese UNO, del que veníamos comentando.

SR. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS. Gracias a Ti, los noticieros no recogieron ninguna noticia y aqui estoy, trayendo una noticia desapercibida, para compartir con ustedes.

Señor, igual pido, para los que están en carreteras todos los días, que lleguen con bien a sus casas. Señor, gracias por tus bendiciones.Gracias REiki, por afianzar en mí, el Amor. No me canso de dar gracias.

7 comentarios:

Violet dijo...

O_O

Víctor dijo...

A eso se le llama suerte celestial.

Blanca dijo...

Si Victor, así lo creo, Gracias por tu visita y te deseo igual suerte o mejor para ti y los tuyos.

saiz dijo...

Hola, Blanca. Me alegro de que todo quedara en un susto. A lo largo de la vida son muchas veces las que volvemos a nacer. Que disfrutes el primer día de tu renacimiento.

Blanca dijo...

Hola Saiz, que gusto verte por acá, y estar para contarlo y verte.
Es cierto, me he preguntado cuantas veces hemos pasado de largo ante el inminente peligro que ni siquiera alcanzamos a percibir, y que se disuelve a segundos antes de hacernos partícipes.
Por eso, el agradecer hasta por los dones que no vemos ni sabemos.
Ciao, gracias, te quiero.

(buscaré a Aqui, hace tiempo no viene, desde que tenía vértigos)

Pato dijo...

¡¡Qué suerte poder contarlo!!

es como para seguir dando las GRACIAS cada día

Recién ahora puedo responder a tu comentario en mi blog, que de momento no voy a cerrar, porque por alguna extraña razón he recuperado la energía que me faltaba.
Sobre el enojo que tenía por no poder dejar comentarios en otros blogs, lo he solucionado utilizando google chrome, de haberlo sabido antes no me pasaba los meses que me pasé renegando con el explorer!

Estas son cosas simples y tienen arreglo, hay que parar cuando uno se siente cansado y luego retomar si hay ganas.

Besos

Blanca dijo...

Gracias por venir, Pato, tu lo has dicho, parece sencillo cuando ya hemos visto la solución ja. nos leemos amiga, suerte y mas ánimo.