sábado, 18 de diciembre de 2010

TESTIMONIO DE REENCARNACIÓN. Oh, no es chiste….

Me causa una gran sonrisa, ver como le cambia el semblante a la zorra cruza de perra de la vecina cuando me ve, jejejejeje.
Parece que me tiene horror, jajajaja, mal-la yo.
Mira, yo la ignoro, como aprendí de mis perros, no la veo de frente nada mas de reojo por si quiere atacar, luego le paso por un lado , simulando.
Pero ella, cuando me ve, se sobresalta, me clava los ojos y hace un raro cambio de luces, como gato que se le enchina el lomo, jajajajaja, es verdad, así parece.
Resumen y conclusión: en una vida coincidimos, yo de perro y ella de gata, jajajajajaja y eso se refleja en esta vida, no hemos arreglado diferencias y temo que un día, se me eche encima para cobrar viejas afrentas.
Me siento dispuesta a vencerla si se presentara el caso, tal vez no suceda.

3 comentarios:

Eros dijo...

De los más cortos que he leido, pero muy bueno!
Me encantó tu conclusión.
Muchas gracias por visitar mi blog, que como lo dijiste, es algo joven pero hecho con el corazón.
Nos leemos. :)

Aquí me quedaré... dijo...

Yo hablando de armonía y tu con esas peleeas sin resolver
¿Será posible?
Me ha gustado muchísimo

Te he dejado un regalo en mi blog

¿Te imaginas que llegase a tus manos?

Feliz de todo y muchos besos, tambien para Eros.

Blanca dijo...

Jajaja, amigos, perro que ladra no muerde, ( aunque sea mentira, je)
Una sola vez en mi ya larga vida, he llegado a la violencia física, y duré años con el sentimiento de culpa, sorpresa y arrepentimiento, ya me perdoné.
A veces es un reto mental pensar, ¿ como actuaré en el caso de....? ¿ no les pasa?
Época Navideña, ay Dios, te encargo mis rencillas, disuelvelas porfa.

PASENLA BIEN.