lunes, 6 de octubre de 2008

SOLEDAD

Cada uno de nosotros nos encontramos con la soledad de diferente manera, en diferentes etapas, ansiosos por vivirlo, o temerosos de lo mismo. Mi compañera de escuela primaria, hoy me pregunta que si tengo miedo a la soledad, pues sus hijos se han casado, y el marido esta lejos...yo viví por muchos años sola. La primera vez que ocurrió, estaba rebosante de felicidad, porque por primera vez, nadie me diria donde estar, que hacer y no hacer, nadie regiria mi vida. Y era mi oportunidad de demostrarme, A MI, que era capaz de hacerlo y disfrutarlo, y demostrar a otros,que no por vivir sola mi vida sería un desorden. Me dispuse a tomar las riendas de mi vida, a retomar actitudes que abandoné en un momento dado para darle un imaginario lugar a un hombre en el papel de esposo. Y digo imaginario, porque en mente tenía la idea de lo que yo creía que debía ser un esposo, no en la mente de él, por lo tanto, no el cumplía mis espectativas. Pero no voy a eso. Cuando retomé las capacidades que había archivado, poco a poco, volví a escalar cumbres, volví a hacer aquellas cosas que evitaba para no hacer sentir menor al compañero. Creencias, total; estaba adecuandome a una imaginaria vida de casada ideal. puag.
En la soledad, me reencontré, reconstruí, me levante ... por lo tanto disfruté muchisimo con ello. Al paso de los años, la soledad harta, cansa, fastidia, agobia, sobra y se desea estar acompañada de nuevo. Pero a mi, la soledad no me ha sorprendido, como a ella, ¡que no sabe que hacer¡ por la soledad impuesta que ahora si, padece. Tiempo ocupara para disfrutar launa vez que aprenda. Saborea también la soledad, como se ha de saborear la compañía, aunque cambiar de status no es facil de pronto. Vuelvo a mi pequeño rancho.Adiós

1 comentario:

alf. dijo...

Blanca:
La soledad no es tan sola cuando hay personas en el mundo que te comprenden y entienden lo que quieres cambiar.
Sinembargo es bueno experimentar momentos de soledad para reflexionar en qué andamos y que hacemos para seguir en el camino de la perfección.
Cada vez observo que coincidimos en muchas cosas.