sábado, 17 de septiembre de 2011

GOTITAS DE ROCÍO.

Hola, buen día para ti, para empezar. Se me ha dado la oportunidad de llegar a ti, para cumplir con una intención mía, compartirte mis ideas acerca del mundo, acerca de la vida, acerca del pensamiento mismo. Que curioso, como compartir las ideas acerca de los pensamientos, ¿pues que es posible en pensar como se piensa? Claro que si, desde niños nos enseñan como pensar, aunque no te lo digan tan claro, nos lo enseñan mas que nada, a través del ejemplo de la vida diaria de nuestros familiares, de todo el entorno familiar, que son los padres, quizá abuelos, tíos, primos, sobrinos, etc. Por eso es que tú piensas:¿ por qué tan difícil es todo? y cuando en tu casa se dice: ahora la vida está bien difícil, todo mundo asiente moviendo la cabeza muy gravemente, síiii, está muy difícil la vida, porque eso les enseñaron en tu grupo familiar
Pero resulta que a los vecinos de al lado, la vida le parece una serie de oportunidades, que deben estar alertas para no dejarlas pasar y no se sienten en el agotador “problema” de vivir.
Además, ya conociste a esa compañerita de escuela, que cuando se enfrenta a una dificultad, se desmaya buscando que alguien mas le solucione los problemas, o aquella otra que siempre está peleando contra todo lo que piensa que se le opone.
Todas estas actitudes son aprendidas.
También la actitud de aquellos que diario dicen una oración para iniciar el día, y no se les cae de la boca el dar gracias a los demás y a Dios por las bondades que reciben.
Es porque en cada familia nos enseñan de un modo diferente, y pensamos que ese modo, es el obligado y único para actuar. Por ejemplo, alguien me dice una grosería, ¿como respondo? Ofendido, porque he aprendido que quien hace eso, “ me está ofendiendo” y debo ponerme a llorar y no comprendo como otro se atreve a írsele encima a golpes al grosero, tu piensas que ese no es un modo digno de responder, mucho menos puedes comprender, a aquel que se ríe del grosero y le ignora. Este ha aprendido que el elige que sentir y no le concede a otra persona, el poder de hacerlo sentir mal, por lo tanto sigue adelante sin pena ni gloria, el sabe lo que vale, lo que es, y nadie puede cambiarle la opinión que tiene de si mismo. Se siente seguro de si y sabe que el solito controla sus emociones.

Entonces, ¿no son lógicas las rabietas, las depresiones, la agresión, el “desmayo”, la grosería constante? Te informo que no; te informo que tu tienes todo el poder sobre tus pensamientos, tu tienes las riendas y conduces tus pensamientos, si estás triste, es porque te permites los pensamientos tristes; si estas deprimido, es porque te has puesto a aumentar a cada momento la tristeza; si eres siempre agresivo, busca en tu interior que te mueve a ser así, ¿alguna idea de odio hacia el mundo? ¿De que culpas al mundo con respecto a la vida que tu llevas?
Tenemos el poder de cambiar y conducir nuestros sentimientos y podemos usarlo para sentirnos bien y ser optimistas. Tú, yo y cada uno, tiene ese poder de conducir y controlar sus pensamientos, creo que la frase es bien clara. A partir de ya, empieza a cambiar las frases que te dictas a ti mismo y con las que te haces daño. Eres inteligente, amado, capaz; tienes fe en tener un buen futuro, por eso estás trabajando en ti. Tira a la basura las frases que alguien te machacó desde niño y que te aprendiste para denigrarte a cada rato. No fuiste traído al mundo para vivir a rastras, sufriendo u olvidado; desde niño, tienes el poder de crear y creer en un mundo bueno, por lo que actuarás bien, harás bien y recibirás bien a cambio. Compruébalo. Gotitas de rocío para ti.

3 comentarios:

Aquí me quedaré... dijo...

Pues pienso llevarme varias gotitas de rocio. Las necesito

Besos

saiz dijo...

Blanca, me ha gustado (y enseñado) mucho tu texto. De verdad.

Un abrazo.

Blanca dijo...

GRACIAS, Los extrañaba