miércoles, 21 de julio de 2010

ATREVETE A DECIR NO.

En ocasiones ya he hablado de esto, de la capacidad de decir “no”. Cada uno tiene su historia, en la que está incluida la educación que le tocó tener de niños. En algunos tiempos, los hijos eran educados a obedecer.
Obedecer implicaba decir que si a todo lo ordenado, sugerido, propuesto, pedido por un adulto, familiar o no. El menor debía obedecer siempre, y esto dio pie a muchos abusos y sometimientos. Abusos de diferente especie, porque se pedía en exceso cargar con obligaciones que no les correspondían, hacer cosas deshonestas, deshonrosas y estar amarrados para poder defenderse de palabra o con hechos.
Y resulta que crecía aquella mujer, sobre todo las mujeres y nunca era capaz de decir ‘no’, porque estaba condicionada a obedecer. Y así, aceptaba con disgusto cualquier, cualquier situación estuviera o no de acuerdo con ella, ya no pongamos ejemplos.
Quizá tu lo estés viviendo, y es el momento oportuno de que sepas que es tu derecho DECIR QUE NO, cuando esta sea la respuesta que tu quieres dar.
Basta de ser dóciles como sinónimo de mujeres, basta de ser sometidas por falta de valor para expresarse, basta de pensar primero en otros a costa de nosotras mismas, al fin y al cabo, recibir un no, no es un sacrificio para el que lo escucha, no estás sacrificando a nadie.
No es fácil llevar adelante nuestras decisiones, tenemos que hacer respetar nuestros NO, ser firmes al decirlo y perseverar en ello, decir no puede cambiar tu vida, igual que lo haría un si, desde luego, pero es necesario manifestar tu decisión.
Cuanta burla hacen los hombres al No de una mujer, hasta dicen, que el no de una mujer quiere decir que si, lo escuchamos, lo leemos, se platica, es decir no se respeta.
Respeto a la mujer y a sus decisiones, no someterla a presión para lograr que cambie de parecer, presiones de fuerza, seducción, chantaje, burla, cualquier medio se usa para trocar los no en si, abusando de la inseguridad de la fragilidad; haciendo alarde de artimañas para anular voluntades.
Muchas mujeres hay ya despiertas, valientes, decididas, que saben lo que quieren y lo defienden. Felicidades. Pero para ti, que aún ocupas fortalecerte, pues ánimo y adelante, practica tu voluntad, y decide ser firme ante los retos. Se rotunda al hacer oír tu voz, bien clara y segura, NO, cuando esa es tu decisión.
A veces son decisiones tan sencillas, pero siempre condicionando a la mujer a aceptar la voluntad de otros sobre la propia, condicionando, fíjate en la palabra, haciendo del si una palabra automática a cualquier petición, una forma automática de responder que anula hasta el pensar. Mejor, pensemos, y digamos y hagamos en consecuencia.

2 comentarios:

Aquí me quedaré... dijo...

Buenas noches, Blanca.

Me gusta lo que has escrito. Es dificil superar ese NO.
Hay que seguir adelante, es un reto importante y vital para la mujer y para los hombres.

Aquí, creo, está bastante superado, pero no del todo.

Besos

Blanca dijo...

Entre mas pronto nos enteremos de ese derecho, mejo nos va, nada impide que digamos si cuando queramos, pero no por pena ni intimidación. Buenos días, todos los días, querida amiga.