martes, 15 de junio de 2010

EL RIO.-

El río, no recuerdo cuando lo conocí, pero ahí estaba, a tres calles de la casa, veo este cielo azul, el viento fresco, y recuerdo cuando nos bañábamos en el.
Es un río de América, joven y, cercano a la costa, sin cajón, cauce definido; corre por casi una llanura. O será que los antepasados de éste pueblo eligieron ésta zona de llano para establecerse, porque recuerdo que corriendo el río mas hacia el sur, lo hace entre murallones, ah, que son murallones entre los que se tendió un puente. Bueno, el caso es que cuando podíamos escapar de la aprehensión materna, mediante permisos íbamos al río. Quizá las hermanas, quizá nos acompañaban mas amigas, vecinas, o en remoto caso, a lavar al río…… lo que pasa es que esto de lavar en el río, no era propio de casa, no, mi familia siempre fue una familia moderna, así la recuerdo yo, nada de las tradicionales costumbres mexicanas en cuanto a la alimentación y el trabajo de casa. Mamá se ayudaba de electrodomésticos que había a mano, y no nos andaba con cuentos de que una salsa en molcajete o tortillas hechas a mano eran mejores. Para eso se inventó la licuadora y las tortillerías, donde íbamos a comprar por kilos las tortillas, ja.
Así que, desde luego que teníamos lavadora, pero ocurría, más que por que se fuera la luz, porque suspendiesen el agua por mucho tiempo. Entonces mi madre agarraba la ropa sucia y nos íbamos con ella a lavar al río. Mamá lavaba, sentada a la orilla del río, y nosotras jugábamos en el río, frente a ella. En realidad no ayudábamos en nada, acaso a cargar algún balde de y hacia casa. O recogíamos la ropa seca.

No se por que no recuerdo muchas visitas al río.
Ah, recuerdo una, un paseo familiar, nos llevamos una caja térmica, conteniendo tacos, íbamos a comer ‘tacos paseados’, de chorizo, de machaca, de frijoles. Íbamos con los padres esa vez, y nos fuimos a quedar a una playita al otro lado del río. Al cruzarlo, con alguna silla, una pelota, los refrescos, la comida, me pareció más fácil, deslizar la caja de los tacos sobre el agua, para no cargarla. Al llegar a la otra orilla, oh sorpresa, el agua había entrado a la hielera, (así le llamamos, aunque no contuviera hielo, je) y comimos tacos pasados por agua, aaaaggggg. Jajaja, pero yo quería contarles como fue que me enseñe a nadar, será otro día, si no esto se haría ya muy largo. Mejor les describo un poco, al otro lado del río, hay una zona de sauces, toda aquella margen, es campo, tierras de siembra, y sabía yo que había periqueras, unas bolsas grandes que tejían no se como los pericos, para tener sus crías. Al estar allá, se escuchaba la escandalera de los pericos, ojala todavía existan.
Otro día, les cuento mas del río.

6 comentarios:

Aquí me quedaré... dijo...

Me encantan las pequeñas historias que forman parte de nuestras vidas.
Pequeños retazos de la historia que nos hizo sonreir, como el que cuentas.Las pequeñas cosas que , a veces, hacen la vida más ligera.


Un abrazo y otro para saiz, cuando llegue.

Blanca dijo...

Gracias amiga Aqui, pasé por tu blog, me gustaron muchas entradas, tu forma de expresarte. Nos vemos, Aqui, o con Saiz, jaja. Bye.

Zadig dijo...

Me encantan estos relatos melancolicos, tan llenos de imagenes dichosas, recorde mis paseos por algunos rios de maravillosas ondas verdes salpicadas de plata, curioso que mientras leia tu entrada en mi reproductor musical sonara "Moon River" en el Shuffle, esperare ansioso a por el proximo relato del rio, Saludos blanca! =(^-^)=

Blanca dijo...

Hola Zadig, gracias por la visita. si, el río,el de los recuerdos de cada uno, da para mucho.Aqui hay otro relato del río, dejame buscarlo

http://siempre-blanca.blogspot.com/2009/10/recuerdos-de-nina-el-rio.html
aquí está, otro relato de ese mismo río, tan insignifante y tan tremendo.
Hasta luego, paso por tu blog.

Anónimo dijo...

Nunca habia entrado a leerte Blanca.. y haciendolo parece como que estoy pasando una pelicula.
Sauces, rio, pericos ,puente.. playita.
apapachos fuertes.
Carmen Maria

Gracias muchas!

Blanca dijo...

gRACIAS CARMEN MARÍA, BIENVENIDA A ESTA NUEVA ZONA, ESTÁ GRANDE YA, DISFRÚTALA.