sábado, 3 de octubre de 2009

LE QUEDÓ UN PENDIENTE......

Eran las cinco de la mañana, y como todos los días de trabajo, llegó corriendo a la parada del camión. Ahora estaba ahí una mujer que no conocía, se va conociendo a quienes coinciden con uno en horarios de ir y venir a las diversas actividades. ¿No?
Pues a ella nunca la había visto.
Mientras acomodaba unos botes que estaba transportando, se acercó la muchacha, y preguntó: ¿Para donde vas? …A San Felipito, ¿ya pasó el camión?…No, yo también lo estoy esperando.
Me llamo Laura…soy profesora de artísticas especiales, ¿sabías que se murió una maestra de influenza?, no la quisieron atender en el ISTE y se murió, tenía mucho frío y calentura. Trabajaba en San Felipito… Yo vivo a una cuadra del centro zapatero…espero que no se hayan contagiado los niños, contagiadero que pudo haberse hecho, con esa maestra…

Parecía excesivo su interés en presentarse, dar datos de su lugar de trabajo y su domicilio, datos que no venían al caso para un encuentro casual de esperando el camión,
“…si, todavía hay que tomar precauciones, ¿quiere un poco de gel antibacterial?... se acercó a ella, extendió sus brazos para recibir el gel, y curiosamente, ella noto que el gel se escurría hacia sus codos, vaya, pensó, y lo deja tirarse… vienen el camión, vámonos.”

Se dispuso a subir sus cubetas, y volteó a decirle: ¡vámonos, maestra!, le dijo, pero… no estaba, no se veía a nadie, se extrañó, ¿a donde pudo ir? Tan rápido no había subido, ella bloqueaba la puerta, bueno, yo me voy, pensó, se olvidaría de algo y no viaja siempre. Al voltearse a subir al camión, se fijó en la mirada de extrañeza del chofer, cosa de no pensar en ello, hasta mas tarde.
Como mas tarde empezó a pensar, recordó que era raro que no se conocieran, ah pero la maestra dijo que ella siempre se iba a las ocho, porque en educación especial entran mas tarde. Y, que raro, ¿nunca le vi los pies? ¿Por que no recuerdo que llevaba, falda, pantalón, zapatos? No sentía haberle visto nunca la parte de abajo, y pensándolo bien, ¿por que se veía gris la maestra?
Total, a todo mundo le contó de la profesora muerta de influenza, pero nadie sabía nada, en su zona no había maestras de educación especial. Se lo contó al marido, ¿tú viste que platiqué con alguien? Si, dijo el, llevaba como un blusón y un pantalón negro debajo, preguntó si ya había pasado el camión y luego me fui. ¿Muertos de influenza? No se, déjame averiguar, aún no se sabe nada.
Al medio día, de vuelta en casa, comentaron los sucesos, sabes que sí hubo una defunción una maestra de educación especial que trabajaba en San Felipito, el lunes se presentó a trabajar pero como se sentía mal se regreso a su casa, fue al ISTE y no la atendieron, al otro día regreso y la internaron, falleció ahí mismo el día siguiente, la sepultan hoy a medio día. Vivía a una cuadra del centro zapatero.
“¿Es que ella te contó, a ti, que se había muerto de influenza y donde trabajaba y el miedo que tenía de que se contagiaran mas personas y sus niños?
¿Es que quiso advertir? ¿es que protesta desde el mas allá? ¿Qué querría que tú hicieras? ¿Que hacemos? ¿ Se quedará callado el ISTE?
Voy a ir al sepelio, siento curiosidad, luego te cuento”.
Oye vieja, que crees, la mujer con la que platicaste, es la misma que sepultamos hace rato...

6 comentarios:

Daniel Francisco dijo...

Hola, de nuevo por aqui, leì el relato y me trajo a la mente un poema de MARIA ELENA DE ANDA que lo escribio en 1937, ella le regalo a mi madre -quièn acaba de fallecer- un libro de poemas llamado CLAROSCURO.

SOLO SOMBRA

Esa sombra misteriosa,
que divisè en la banqueta,
no fue màs que sombra inquieta
de mi mente cavilosa...
Quise ver en la negrura
de su esbeltez la silueta
y es de un àrbol la figura
proyectada en la banqueta.
Y esta noche, que es de luna,
ya no miro su silueta,
miro el àrbol, sombra bruna,
proyectado en la banqueta...

Blanca dijo...

hola, ilusiones no, que quizá palian los dolores,

gracias por la visita

Agu Papa dijo...

Me gusta tu blog. Escribís muy bien, y leí varias entradas. Ya me hice seguidor y voy a seguir leyendo.
Te invito a mi blog y te propongo un cambio de enlances.
www.delagua.com.ar

Gracias,

Agu.

Blanca dijo...

Hola. Agu Papa, bienvenido, luego voy por tu blog.
Hola, Daniel Francisco, bienvenido de nuevo, sientanse en su 'casa', gracias por venir.

Porthos Baron Du-Vallon de Bracieux de Pierrefonds dijo...

una historia que parece cotidiana pero que al final "enchina" lo mas profundo de mi alma, por cierto .... Hola Blanca, buenas las madrugadas.


Porthos

Blanca dijo...

HOLA PHORTOS, DESVELADO, QUE BUENO QUE ACOMPAÑÉ ESAS HORAS, JEJE. BIENVENIDO, USTED NOMAS PASELE.