sábado, 23 de enero de 2010

LOS MAYORQUÍN, MI FAMILIA QUERIDA

Los Mayorquín, mi familia, a la que perteneció mi madre, muy queridos por mi, y yo creo que por mis hermanos también.
Los hermanos de mamá fueron 5: Elpidio, José, Pablo, Benjamín, María y mamá. Su padre murió cuando mamá tenía tres años, creo que el más pequeño era Benjamín, Mín, uno de los hermanos que permaneció viviendo aquí en Acaponeta hasta su muerte. Los demás emigraron, a Mazatlán, a Obregón, a Guasave. Mamá emigró y volvió, Min y mi querida tía María nunca salieron de aquí, bueno, en realidad, ella vivió muchos años en un pequeño pueblito cercano.
Mi abuela crió a todos sus hijos sola, dada su viudez. A la usanza antigua, con la responsabilidad que los HOMBRES tenían, los mayores ayudaron en esa crianza, tuvieron la escuela a la que entonces podían acceder, primaria y se acabó, dedicados a trabajos diferentes, talabarteros, sastres, joyeros, relojeros, costureras, churrero, tapiceros.
Eran artistas mis tíos, toreros, actores de teatro, mamá nos recitaba muchos, muchos versos que aprendió de sus hermanos mayores, muchos jocosos, graciosísimos, burlones; diálogos de teatro. El que menos, se desvivía por el baile de salón.
Deportistas: beisbolistas, nadadores, toreros, ya lo había dicho, ¿no? Es que el toreo es un arte y un deporte, ¿no?
Formaron grandes familias, cuando casaron, cinco a siete hijos cada uno, todos responsables y trabajadores. Solo hay un agricultor entre todos, un primo mío que no vive lejos, ¿verdad viejo feo? Es mi saludo cuando nos vemos.
Como quise a cada uno de ellos, porque ¿ya dije que todos han muerto? Cada uno tenía a mis ojos, una historia, y una forma de ser diferente.
Elpidio, aunque una vez casado, jamás volvió a tener una compañera, bromista, tomador de café, fue relojero, y como yo desarmaba cuanto reloj tenía en mi muñeca, regañadas que me ponía, pero siempre me dejaba un reloj a cambio del que se llevaba para arreglarlo. Bromista, pero serio, ¿se entiende?
José, con porte y aires de aristócrata, el solo tuvo una hija, fue la excepción; su trabajo, a si, fue joyero, hacía preciosas alhajas de oro, oficio que aprendió en Acaponeta. Bromista, pero yo no me acercaba demasiado a él, me imponía su presencia.
Pablo, el Viejo, querido tío Pablo de incontables historias, bueno incontables y contables, porque tenía de todas, hacía cada broma, de la que duraba años contándonos y riéndose, tiene innumerables bromas hechas a personas y personajes. De pequeño, dicen que seguía a los cuenteros mayores, quizá cuenta cuentos, para aprenderse sus historias, en parte por ello le decían el Viejo. Era un amor, simplemente.
Tia María, mi otra madre, nuestro refugio, otra que fue tan solo amor, con un corazón tan grande para recibirnos a todos, en él y en su casa, su acogedora casa, donde, nos recibió tantas veces, para pelear y jugar con sus hijos, tratándonos como a un hijo más. Murió tan joven tía, te fuiste tan de pronto, me hiciste tanta falta hasta hoy, como falta le hiciste a tu hermana.
Tio Min, el penúltimo en morir, el mas pequeño, el que nunca dejaba de hablar, aunque uno estuviera hablando también, el de los mil dichos chistosos sobre todas las cosas de la vida, hasta de la enfermera coqueta y maliciosa (según el) que lo atendía del cáncer de próstata que se lo llevó a la tumba. No nos escapábamos nadie de sus comentarios, ninguno de su familia, de los conocidos, de sus clientes de sus famosísimos churros: Fundador de la dinastía de los churreros los Mines, mis primos, que ejerciendo su oficio han traspasado puertas por todo México, a deleitar a los paladares de grandes y chicos con sus churros.
¿Saben una cosa?, en los velorios de mis tíos, resultábamos la familia hasta irreverente, hubo dolor por las pérdidas, indudable, pero al mismo tiempo tantas risas, recordándonos sus palabras, sus hechos, sus dichos, ¿que estarán diciendo de nosotros, que fiesta han de tener allá, porque están reunidos? ¿Te acuerdas de…y de…y de…y de…? La plática era sin fin, recordando a Sus Gracias, sus invaluables recuerdos que perdurarán mientras vivamos los que los quisimos y queremos.
Mamá también murió, fue la última de los hermanos en morir, para ella, no tengo comentario gozoso, si un día les hablo de ella, será aparte, de ella sola, pero dudo que se llegue el día de algo tan íntimo.

Mis grandes antepasados Mayorquín. Todos, tan queridos.
Otro día, les cuento de sus descendientes, hoy no, hoy déjenme llorar otra vez por ellos, y reír con sus recuerdos.

8 comentarios:

Luz dijo...

Interesante historia la de tu familia, personajes de todo tipo como se puede ver, gracias por compartirlo.

saludos desde mi camino.

BLANCA dijo...

Gracias Luz, es que los quise mucho, y conviví con ellos,y me enseñaron muchas cosas, claro, también me heredaron otras, nada material, desde luego. Gracias por venir, buscaré si tienes blog. Bye

Anónimo dijo...

hola....estoy inixcciando una busqueda genealogica exhaustiva sobre nuestro apellido
me gustaria que nos contactaras en facebook para que intercambiemos datos fechas etc etc
cordial saludo
diegofmayorquinsilva@hotmail.com
diego fernando mayorquin silva
colombia
p.d puedes buscar en facebook por mayorquines

Teatherhippie dijo...

Ok, yo soy mayorquin!!! my daddy is mayorquin, no seremos familia??

Teatherhippie dijo...

Ya no llore spor un pasado pues es la causa de tu presente .... Vive el presente y nunca olvides quien tu eres.. Muy linda las historia de tus antepasados, pero debes contar mi historia que es la de los que aun quedamos vvos haciendo que nuestro apellido nunca muera.

Anónimo dijo...

Mayorquin.....Mayorquin es toda una dinastia...creo que todo lo que sea Mayorquin, es familia, estamos esparcidos por est mundo en muchos lugares, Norteamerica, centro y suramerica, somos muy familiares, trabajadores y acogedores...que bueno que los que conocen del cuento creen un blog donde podamos converger y acercarnos de alguna forma a nuestras raices...nos lo merecemos todos...Saludos desde Manizales, Colombia

Blanca dijo...

GRACIAS, MUY ATRASADAS, POR LEERME.

ArqMayorquin dijo...

Hola interesante Historia mi madre lleva este apellido y bueno me toca con mucho orgullo llevarlo, realmente es interesante saber al respecto, Mi nombre es Roberto vivo en Nicaragua y mi correo es arqmayorquin@gmail.com
saludos